Eski Köprünün Altında

Duman
Foto por İyte Iztech en Flickr.

Hace años, después de leer algunos libros de Orhan Pamuk, me entró una repentina necesidad de conocer más sobre Turquía, así que abrí el navegador y me puse a buscar detalles sobre la historia y el arte producido en aquel país. Entre esas búsquedas llegué a Duman… sin saber muy bien como. Y es que estoy hablando de un tiempo donde algo como Spotify no estaba siquiera contemplado y donde no existía la traducción automática de páginas, tan solo rudimentarios intentos inglés-español con el método cortar y pegar; así que me la pasaba dando tumbos y clickeando sin saber bien que cosas en sitios de música turca en donde pude descargar algunos mp3 de malísima calidad. Después pude descargar otros tracks por medio de Goear (una página de descargas largamente extinta que pasaba por encima de cualquier clase de legislación sobre copyright) y el primer álbum completo del grupo gracias a redes p2p, el mismo álbum que he insertado en esta entrada.

Soy de esas personas para las que la música esta ligada a los recuerdos y ahora que vuelvo a escuchar estas canciones me llegan las imágenes de estar trabajando frente a la Cintiq en el color de las últimas páginas para Moonstone (The Heap) y las primeras para Marvel (Rawhide Kid) junto a los compañeros de Graphikslava.

Por cierto, el año pasado compartí el primer álbum en solitario de Ari Barokas, el bajista de la banda. Se trata de un material que me sorprendió, al que he vuelto muchas (muchas) veces y que pueden escuchar por acá.

A comienzos de la década de los 90’s, Kaan Tangöz vivía en la ciudad estadounidense de Seattle, fue allí donde compuso su primer canción para el grupo de rock turco que formaría en el futuro. Cuando regresó a Turquía, conoció a Batuhan Mutlugil y Ari Barokas, quienes formaban parte de un grupo llamado Blue Blues Band. Los tres decidieron formar una banda a la que llamaron Duman (que en turco significa “humo”).

Wikipedia

Orangután

Los primeros videos que me dejaron fascinado mientras navegaba por Vimeo hace años fueron las dos partes de Lucía, Luis y el Lobo producidos por Diluvio, la misma compañía detrás de La Casa Lobo, el largometraje que por estas fechas se encuentra en algunos cines mexicanos. Gracias a Mubi pude ver Lucía, otro largometraje en el que estuvieron implicados y que se puede ver gratis siguiendo este enlace.

Todo esto viene a cuento porque en el 2014 Diluvio y Niles Atallah realizaron el videoclip de El Ogro, single de Orangután, el segundo álbum del cantautor chileno Tomás González. Y si el trabajo de Diluvio es bueno el de Tomás no se queda atrás. Orangután es de esos álbumes que puedo estar escuchando en loop por horas al ver reflejado entre sus letras parte del mundo que me rodea, sobre todo en La Triste, Nunca Más y Llorar.

Con una decena de músicos, influencia de Salif Keïta, guitarras en loop, percusiones del nordeste brasileño, bronces y balafón -marimba de calabazas-, la música juega con el contraste: ilumina los terrenos sombríos por los que transitan los personajes. La mayoría  de ellos nacidos del impacto que le causó a González -compositor  de obras teatrales como Neva y La reunión- leer sobre los campos de concentración de Siberia en El Imperio, de Ryszard Kapuscinski. En Orangután, ese horror está presentado con metáforas animales. Por un lado, el orangután aterrorizado en la selva, testigo de su extinción. Por el otro, el ogro que empuña la escopeta, graficado como una sombra que viaja entre los hombres en el excelente video de Niles Atallah  para “El ogro”, primer single del disco.

Nicolás Alonso / Qué Pasa

Sell fish

Rona HARTNER & DJ TAGADA - Uriage en Voix 2018
Foto por ollivier38 en Flickr.

A Rona Hartner la ví por vez primera en Gadjo Dilo, película de 1997 dirigida por Tony Gatlif cuyo protagonista (la versión joven de Romain Duris) viaja a Rumania buscando a Nora Luca, cantante cuya musica escuchaba su padre todo el tiempo antes de morir. La película se va llenando de música rom por todos lados y en algunas ocasiones es Rona Hartner la voz principal, siendo un entusiasta de la cultura rom, al terminar la película me puse a buscar la música. Es una lástima que Spotify tenga tan poco material de Hartner aunque se puede encontrar algo más en Bandcamp.

Rona Hartner et Dj Tagada vous invitent à entrer dans une transe métisse, un bal des Balkans… Electro tsigane, Swing, Cumbia, Gospel, ici on parle toutes les langues. Esperanto musical et drumbeats universels, les dialectes se mélangent pour une fête, un partage […] Le projet Selfish est une collection de nouvelles chansons qui porte un regard pertinent et sans concession sur notre époque. Sur un tempo electro swing, le morceau titre joue sur les sens et dénonce l’égoïsme (selfish) narcissique (selfie) impulsé par les réseaux sociaux où les données de l’individu sont hameçonnées (phishing) et revendues aux multinationales comme de simples sardines (sell fish).

La Sauce Balkanique

En la cabeza de Alan Moore

Hace tiempo, antes de alejarme de las redes sociales, compartí un tweet con el enlace directo a este soliloquio dividido en ocho partes (cada una de, aproximadamente, 5 minutos) donde el artista británico Alan Moore habla sobre contracultura, Brexit, Northampton y otros temas; creo que no está de más compartirlo de nuevo por aquí. Los videos estarán disponibles hasta el 26 de julio de 2020.

Estas cápsulas han sido producidas por Arte, cadena pública europea que cuenta con contenido excepcional (subtitulado al español) en internet, así que recomiendo que después de ver los videos de Moore naveguen por los otros programas disponibles.

Tzigane from Mars

Erika et Emigrante es (¿era?) un grupo con base en París cuya alineación principal esta (¿estaba?) compuesta por Sergio Leonardi, Francois Laizeau, D.D. Bell, Latif Ahmet Kahn, y por supuesto, Erika Serre, vocalista por quien llegué a descubrir al grupo tras escuchar un par de colaboraciones con La Caravane Passe; además, Serre ha participado en proyectos de Emir Kusturica y Tony Gatlif. Es lamentable que tras solo dos álbumes no exista nada más. Al parecer, los miembros del grupo tienen proyectos en solitario aunque para mi gusto ninguno se acerca al genial resultado que logran con Tzigane from Mars y tengo la sensación de que no volverán a grabar algo juntos.

Con miembros con lazos culturales o procedentes de países como Siria, Italia, Francia, Camerún, India y Hungría es de esperarse una mezcla de ritmos que navegan entre la Gypsy Music además de Rock, Balkan, Reggae, mezclado a veces con sonidos del Medio Oriente, el tipo de mestizaje constante que me encanta. Resulta curioso encontrar un par de covers como Kashmir de Led Zepellin y Johnny tu n’es pas un ange de Edith Piaff.

La jeune Hongroise parisienne maîtrise le roumain, l’espagnol ou l’italien, ce qui lui permet de nous offrir sur disque de jolies ballades dans une Europe sans frontières, qui inclut aussi bien l’Afrique et l’Asie que quelques étoiles de la voie lactée.

Benjamin Minimum

Santa María

Carmen Maria Vega - Toulouse, Le rex 05-03-2010
Foto por Muddy en Flickr.

No recuerdo bien como llegué a Carmen María Vega (nombre del grupo y nombre de la cantante… P.J. Harvey, anyone?) por primera vez, pero sé que este álbum es el primero que escuché… sinceramente, tampoco había mucho de donde escoger pues Spotify no tenía más, aunque es cierto que eso ha ido cambiando. Entre los servicios de streaming no me importa mucho cuantas canciones tenga cada uno sino cuantas de esas canciones tienen la licencia para ser escuchadas en mi país. Aunque la mayoría del material de este grupo se encuentra disponible ahora, éste es el álbum al que siempre regreso. De este grupo en particular me atrae el trasfondo bicultural de la vocalista que en estas canciones se refleja tan bien.

At the forefront of France’s Gypsy jazz revival, Carmen Maria Vega are an eclectic quintet based around their eponymous lead singer. Born in Guatemala but raised in Lyon, Vega originally studied drama before switching her attention to music. After she teamed up with songwriter Max Lavegie in 2005, the pair became ever-present on the French live circuit, performing over 500 gigs, including shows at La Cigale and L’Alhambra. Following the recruitment of guitarist Sebastien Collinet and drummer Toma Milteau, they released their critically acclaimed self-titled debut in 2009, which went on to be nominated for the prestigious Prix Constantin.

AllMusic.com

On Türkü

Pinhani
Foto por Küçükçekmece en Flickr.

Al terminar la lectura de mi primer libro de Orhan Pamuk me puse a buscar cualquier cosa relacionada con Turquía y su cultura en internet; hablo de, por lo menos, diez años atrás… o sea que de Spotify, nada. La música de Pinhani se encuentra entre esas primeras canciones que escuché mientras veía fotos del Bósforo y Pamuk me mostraba otras realidades de su país en sus novelas y ensayos.

Este álbum se encuentra compuesto en su totalidad de canciones tradicionales (Türkü) de distintas regiones de Turquía con el que Pinhani rinde homenaje a los sonidos autóctonos que, mezclados con algo de rock, han sido mostrados en trabajos anteriores.

They are the only band in Turkey that’s been always on the road to play gigs even in the most remote towns with a live-music-craving audience. As a result of that, their music is heavily influenced by different traditions of all these regions, representing the whole country’s music culture. They have been able to successfully merge Turkish instruments into rock music, as well.

Katakomben theater